Deportes

La alta competitividad adjudicada a los deportes no se limita a los deportistas, pues el público mismo puede llegar a ser tan o más competitivo que sus ídolos.